La curiosidad

La curiosidad es una función compleja que está relacionada con muchas otras funciones psicológicas, por ejemplo, motivación, alerta, la atención y la preferencia por la novedad. Este escrito ofrece la tesis de que la curiosidad es una función separada del ego que está estrechamente vinculado a los objetos y la organización en el centro de cada fase de desarrollo. La curiosidad es una función integradora que regula la alerta, la motivación y el afecto, que aparece desde el nacimiento. Tiene una base neurobiológica y se canaliza a través de la experiencia social del niño. Psicológicamente, la curiosidad puede tener metas libidinales y agresivas. Aquí se examinan los puntos de vista psicoanalíticos de la curiosidad, a la luz de los datos de los estudios de la actividad exploratoria de los bebés y niños pequeños y se propone un modelo que describe la influencia de la curiosidad en el desarrollo humano. La curiosidad es el primer sentimiento, y el más simple, que descubrimos en la mente humana. La sabiduría popular siempre ha atribuido a los individuos curiosos, un conjunto de rasgos contradictorios, que reflejan los sentimientos compartidos entre la admiración de observador, la envidia, la frustración y el miedo. Estas características incluyen una especie de alegre temeridad, un espíritu aventurero y la creatividad. La curiosidad es imprescindible para toda persona que desee progresar en sus conocimientos. En el libro “Todos los hombres del rey”, el autor Robert Penn Warren describe el destino que le espera a la mente inquisitiva: El destino del hombre es conocer, pero hay una cosa que no se puede saber: no podemos saber si el conocimiento lo salvará o lo matará. Sus muchos los personajes que gracias a la curiosidad y a la imaginación han pasado a la historia. Uno de los personajes más célebres es Leonardo da Vinci, nacido en la ciudad de Vinci el 15 de abril de 1452 y murió en Amboise el 2 de mayo de 1519. Cultivó múltiples campos de conocimiento, destacando en todos ellos. Pasó a la historia como un pintor florentino y universal, espíritu humano y librepensador. Después de su infancia en Vinci, Leonardo fue discípulo del famoso pintor y escultor florentino Andrea del Verrocchio. Realizó su primer trabajo importante al servicio del duque Ludovico Sforza en Milán. A lo largo de su vida trabajó en Roma, Bolonia y Venecia y pasó sus los últimos años en Francia, por invitación expresa del rey de Francia Francisco I. Leonardo da Vinci se describe a menudo como el arquetipo y símbolo del hombre del Renacimiento, un genio universal, un filósofo, humanista, observador y experimentador. A menudo se decía de él que tenía un “raro don de la intuición” y con una curiosidad tan grande como su capacidad de invención. Leonardo da Vinci ha sido reconocido por muchos autores e historiadores como la persona con más talento en todos los campos en lo que trabajó, que ha existido. Quizá la actividad que más prestigio le dió en su momento fue la pintura, por lo que Leonardo fue un reconocido pintor. Dos de sus obras, la Mona Lisa y La Última Cena, se encuentran entre los cuadros más famosos del mundo en la actualidad, siendo a menudo copiados o parodiados. Su dibujo de el Hombre de Vitruvio se incluye también en muchas obras derivadas. De toda su producción, sólo quince obras de Leonardo han sobrevivido hasta hoy. Esta pequeña cantidad se debe a su constante experimentación, que le llevó a utilizar nuevas técnicas de la época, a menudo con resultados desastrosos y su procrastinación crónica. Sin embargo, estas pocas obras, junto con sus cuadernos que contienen dibujos científicos y reflexiones sobre la naturaleza de los diagramas de pintura son un legado para las próximas generaciones de artistas. Como ingeniero e inventor, Leonardo desarrolla ideas muy por delante de su tiempo, como el helicóptero, el submarino e incluso el coche. Muy pocos de sus proyectos fueron factibles durante su vida, y Leonardo nunca los vió realizados, pero algunas de sus invenciones más pequeñas, como una máquina para medir el rendimiento de un cable, sí que se llevó a cabo y se llegó a fabricar en la época. Como científico, Leonardo hizo mucho para avanzar en el conocimiento en los campos de la anatomía, la ingeniería de la óptica y la hidrodinámica.